Exalumnos

Quince promociones de bachilleres enorgullecen al Colegio González Pecotche y representan con honor ese ideal de alumno egresado expresado en nuestro ideario institucional.

Quince promociones de alumnos formados dentro de los conceptos de la pedagogía logosófica con el propósito de que puedan ser artífices de una sociedad y de un mundo mejor, más equitativo, más solidario y más recto.

Hasta el momento ya contamos con numerosos abogados, diseñadores, economistas, psicólogos, ingenieros, artistas y antropólogos que en su desempeño profesional llevan la impronta distintiva del Colegio.

¡Completá nuestro registro de ex-alumnos!

Te contactaremos a la brevedad:





Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Promociones

Formá parte de nuestro equipo

Para todos aquellos ex-alumnos que se sienten identificados con nuestro Proyecto Educativo y quieren formar parte de nuestro equipo, la institución tiene pensado una posibilidad especial. Contactanos.

 

Cartas de Exalumnos

"Todavía me acuerdo vagamente del primer día de clases con Carolina y Gracielita en el aula de 1º grado. Después del “Buenos días niños” de Graciela me senté en una silla amarilla diminuta junto a 3 o 4 compañeros. Todos teníamos seguramente los mismos miedos y la misma cara de desconcierto. Carolina escribió la fecha en el pizarrón… algún día “de marzo de 1990”. A partir de ahí incontables “vivencias”.

María Silvia, Natalia, Ana Lía, Silvia… todas inolvidables y sin dudas todas muy influyentes. Una mención aparte merecen los campamentos: Sergio, Rubén, María Eugenia… me ayudaron a descubrir que las barreras que tenía se podían saltear, me llevaron siempre “hasta arriba” de todo, lo importante nunca fue competir sino llegar y compartir los buenos momentos.

Después llegó el secundario. De la rectora al preceptor todos siempre accesibles. En ese ámbito también hubo grandes momentos y grandes profesores. Enumerarlos a todos es algo difícil. Sí quiero destacar los conciertos, esa posibilidad única que Susana me dio de sentirme artista sin más requisitos que tener ganas de participar.

Me recibí de abogado en la Universidad Torcuato Di Tella. Más allá de haber dejado el colegio hace unos cuantos años mi agradecimiento es inmenso. Sin el Pecotche mi vida hubiese sido distinta.

Un profesor de la universidad me preguntó un día de qué colegio venía, cuando le contesté dijo: “debe ser un muy buen colegio”. Estoy de acuerdo."

Alejandro Molinari - 15/11/07

 

"Estuve en muchos colegios, pero del que mejores recuerdos guardo es del González Pecotche. Siempre me sentí a gusto, acogido, no era simplemente un número más. Un colegio de un nivel académico ilustre, pero mucho más importante que el nivel, es sentir que los profesores realmente quieren iluminarnos, no simplemente evaluarnos, sino, hacernos comprender que estudiar y expandir nuestros conocimientos puede ser algo sumamente satisfactorio, y eso es algo que me dejó este colegio. Además de amigos, también me inculcó la inquietud, el no quedarme con la primera respuesta que encuentre, las ganas de indagar a mayor profundidad las cosas que me interesan. Me formó como persona y como estudiante. Por estos motivos y muchos otros puedo decir que el Instituto González Pecotche es una institución con un propósito: iluminar; y según mis experiencias puedo decir que lo está llevando a cabo y con honores."

Santiago Colombres - Promoción 2006

 

"A poco más de un año de egresar del secundario y habiendo completado el primero de mis años en la facultad quise escribir en reconocimiento del Instituto González Pecotche. Esto se debe a que, al hacer un repaso de los montones de cosas que atravesé en los últimos meses, un sentimiento que se repetía constantemente era el de una profunda gratitud hacia el cuerpo docente y administrativo de mi secundario.

Les agradezco especialmente por el último año, en el cual me fue presentado un ritmo que facilitó mi adaptación a la universidad y los tiempos y responsabilidades propias de ésta. Agradezco profundamente la tolerancia y firmeza que supieron demostrar las autoridades, siempre cercanas, jamás despóticas, y dispuestas a escuchar cuando fuera necesario.

A mis profesores, les estoy, felizmente, por siempre en deuda. Fueron ayuda y ejemplo, me enseñaron a abrir mi cabeza a diferentes opciones, a ir más allá de los límites que creía me cerraban. Gran parte de lo que soy es debido al IGP y, particularmente, agradezco a quienes conocí en él toda la confianza que depositaron en mí. Confianza que he hecho, hoy y por el resto de mi vida, mía.

Nunca creí que iba a encontrar en gente ajena a mi familia, a mis amigos, tanto como lo que el cuerpo docente y las autoridades de mi secundario me quisieron regalar. A los que hacen que mi colegio sea lo que es: Gracias, para siempre."

Guadalupe Castiñeira de Dios
Promoción 2005, Instituto González Pecotche
En 2011 ya es Licenciada en Administración de Empresas, Universidad de San Andrés